Bajo rendimiento laboral de los empleados ¿cómo detectarlo?

Las mejores herramientas de productividad laboral

Las evaluaciones del desempeño nos ayudan a conocer el rendimiento laboral de la plantilla. Es una herramienta muy interesante a la hora de conocer las fortalezas en los equipos de trabajo, pero también permite detectar el bajo rendimiento laboral. De hecho, el bajo rendimiento laboral es un gran lastre para el éxito de cualquier proyecto u organización. Si los trabajadores no cumplen con lo que se espera de ellos, la compañía no podrá avanzar. En este sentido, detectar el bajo rendimiento laboral a tiempo puede ser decisivo para el futuro de la empresa.

¿Qué es el bajo rendimiento laboral?

El primer paso para detectarlo será conocer la definición de bajo rendimiento laboral. Este concepto está asociado a la productividad, así que necesitas saber cómo se calcula la productividad laboral. Con esta métrica podemos calcular los bienes y servicios producidos en un periodo determinado por cada factor empleado (trabajador, capital, tiempo, recursos, etc.). Por ejemplo, el número de naranjas recogidas por hora de un trabajador.

Cuando la cantidad media está por debajo de las previsiones, hablamos de bajo rendimiento laboral. En cambio, si está por encima de la media nos encontramos con un trabajador muy productivo. En un término medio, los trabajadores que están en torno a la media ofrecen un rendimiento adecuado. Es innegable que el análisis de la productividad y el rendimiento laboral tiene cierto matiz subjetivo. El rendimiento medio o exigido puede cambiar de una empresa a otra. Lo que en la empresa A es un rendimiento medio, en la B puede ser bajo y en la C alto.

Trucos para detectar el bajo rendimiento laboral

Ahora que sabemos cómo se calcula la productividad laboral, analizar la productividad laboral de cada empleado nos puede ayudar a analizar el rendimiento laboral. A partir de este análisis se pueden detectar patrones de rendimiento. Es normal que haya diferencias entre empleados, aunque esto no tiene por qué implicar un escaso rendimiento laboral. Además de la productividad, podemos recurrir a realizar una evaluación de desempeño 360º de manera sencilla, y qué mejor ayuda que Sesame HR para ello.

Evaluación de desempeño 360º

A favor de este tipo de evaluación de desempeño juega que es la más completa y objetiva de todas las que podemos hacer. Participan todos los actores relacionados con el rendimiento de un empleado aunque es necesario que haya cierto conocimiento. Lo ideal es que participen aquellos que llevan al menos tres meses junto a él, pero si ampliamos el plazo a seis meses el resultado será mejor. Por esa misma razón, el trabajador deberá llevar tres meses o más en la organización. Si no es así, la evaluación no será tan precisa como debería. Estos son los implicados en la evaluación:

  • El supervisor directo
  • Compañeros al mismo nivel jerárquico (al menos dos)
  • Los subalternos o empleados a su cargo (al menos dos)
  • Clientes que han tratado directamente con el trabajador evaluado
  • El propio trabajador evaluado (autoevaluación)

Las evaluaciones pueden hacerse mediante las encuestas de Sesame HR. Los cuestionarios se deberían completar numéricamente, lo que facilitará en gran medida la gestión y análisis de los datos obtenidos. A la vez que se preparan los cuestionarios, la empresa deberá fijar el rendimiento medio en base a una escala numérica. Tras procesar los resultados de las encuestas, no nos costará nada sacar la media del rendimiento de los trabajadores de cada puesto.

Gracias a las encuestas de evaluación 360º obtendremos una información de lo más interesante. Por una parte, podemos comparar el rendimiento de un empleado con el de sus compañeros. Cuando hay varios puestos similares, nos permitirá conocer qué trabajadores rinden, cuántos lo hacen por encima de la media, cuántos están por debajo, etc. Por otra parte, podemos comparar el rendimiento con el de evaluaciones anteriores del mismo trabajador. ¿Ha mejorado su rendimiento laboral? ¿Ha empeorado? ¿Qué influencia han tenido los cambios en la forma de trabajar?

Bajo rendimiento laboral: señales de alarma

Más allá del resultado de las evaluaciones de desempeño, hay una serie de indicadores de un bajo rendimiento laboral. Son pequeños detalles del día a día que por separado pueden parecer algo menor pero cuando los juntamos suponen un problema. Uno de ellos es la impuntualidad. Llegar tarde sistemáticamente al trabajo o presentarse con retraso en las reuniones es un síntoma peligroso. El hecho de no involucrarse en proyectos de equipo es otro indicador.

Lo mismo podemos decir de tardar más de lo habitual en hacer las cosas. Cuando tardamos dos horas en completar una tarea que se puede completar en 45 minutos, parece evidente que estamos rindiendo por debajo de lo esperado. También cuando nos lleva más de lo esperado contestar a los correos electrónicos, llamadas, etc. Es posible que tengamos otros quehaceres prioritarios a contestar al e-mail, pero no podemos estar dos días sin responder.

¿Se puede despedir a un trabajador por bajo rendimiento laboral?

Sí. Una empresa puede despedir a un empleado por bajo rendimiento laboral, aunque no es tan fácil como suena. Para justificar el despido, hay que tener en cuenta qué se considera bajo rendimiento laboral según la ley. Deben cumplirse tres premisas para poder llevar a cabo una decisión tan drástica:

  • Un descenso grave y relevante del rendimiento laboral respecto al logrado desde que entró a trabajar en la empresa.
  • El bajón en el rendimiento laboral debe ser prolongado, no puede ser algo puntual. Aunque no hay un periodo establecido, suelen ser de 4 a 6 meses como mínimo.
  • Debe ser causado por la desidia del trabajador, no por situaciones puntuales como que la empresa no le ofrezca las herramientas necesarias, ser nuevo en la empresa, cambio de puesto, etc.

Antes de tomar una situación drástica como el despido, podemos tomar decisiones más severas como el envío de una amonestación por bajo rendimiento. En cualquier caso, detectar el bajo rendimiento laboral debería permitirnos sentarnos con el trabajador y analizar la situación. Identificar las causas de la caída del rendimiento y tratar de solucionarlas es la solución ideal. Las reuniones one to one son el escenario ideal para ello, y de nuevo el software de rrhh de Sesame HR nos ayudará a hacer un seguimiento. Antes del despido por bajo rendimiento hay que explorar todas las soluciones.

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.