Indicadores de rendimiento laboral o gestión de desempeño

Cómo se calcula la productividad

A la hora de analizar el desempeño de nuestros trabajadores podemos recurrir a los diferentes indicadores de rendimiento laboral. Son unos KPIs asociados a la productividad laboral de la plantilla o de los equipos de trabajo que tenemos. Como es habitual, tenemos varios indicadores de rendimiento laboral y la clave está en utilizar aquellos más representativos de nuestro sector. Tener claros estos indicadores y ser capaz de medirlos es el primer paso para una buena evaluación del desempeño y productividad empresarial en cualquier organización.

¿Cómo deben ser los indicadores de rendimiento laboral?

Antes de desgranar los principales indicadores de rendimiento laboral, conviene señalar que los KPIs deben cumplir con una serie de características. Si es así, nos permitirán medir el desempeño y detectar posibles problemas o fallos en la organización. Estas son las cuatro claves con las que debe cumplir cualquier indicador de rendimiento laboral que quieras aplicar:

  • Relevantes: en primer lugar, buscaremos indicadores importantes para nuestro negocio. Deben estar relacionados con nuestra actividad.
  • Específico: deben estar orientados a unos puntos alcanzables y concretos. Solo así evitaremos un error tan común como no dejar claro que debe medir el indicador.
  • Medibles: una métrica debe ser siempre medible. Lo que no se puede medir no nos vale como indicador de rendimiento o productividad empresarial.
  • Alcanzables: tenemos que ser realistas, y esto incluye utilizar indicadores que podamos alcanzar. Si no es así, el sentido no tiene proceso.

No olvides que la importancia de elegir KPIs estratégicos, que sean importantes y que tengan prioridad. Cuando se utiliza como indicador de desempeño laboral un aspecto que se valorará en el futuro, pierde esa prioridad y no nos vale para medir el rendimiento laboral actual. Algo parecido pasa cuando medimos un aspecto que no influye directamente en la consecución de los objetivos clave de la empresa. Se trata de métricas que pueden ser interesantes, pero nunca serán indicadores de rendimiento laboral.

Los mejores indicadores de rendimiento laboral

Cuando hablamos de indicadores de rendimiento laboral, los podemos dividir en cuatro modalidades diferentes. A continuación profundizaremos en ellos, pero antes vamos a ver cómo se clasifican estos KPIs de rendimiento laboral:

  • Indicadores de trabajo: son los que permiten medir la cantidad y calidad del trabajo que ha hecho una persona. Suele utilizarse un periodo de tiempo concreto.
  • Indicadores financieros: estos KPIs sirven para analizar el rendimiento de cada empleado en base a la salud financiera de la organización. Dicho con otras palabras, nos permite saber cuánto se gasta en cada trabajador e identificar formas de ahorro.
  • Indicadores de procesos: están relacionados con acciones determinadas dentro de los procesos propios de la organización. Pueden revelar problemas como los cuellos de botella que afectan a la productividad empresarial de forma negativa.
  • Indicadores de satisfacción del cliente: nos permiten analizar el desempeño de un trabajador en base a la opinión de los clientes.

Productividad laboral, rendimiento y objetivos: cómo se calcula la productividad

Se trata de indicadores de trabajo, y probablemente sean los más objetivos pues se pueden medir numéricamente. Cualquier empresa cuenta con unos objetivos de rendimiento o productividad, y lo que mide esta métrica es la capacidad de cumplir con los objetivos. Por ejemplo, una empresa puede estimar que producir 10 unidades al día es el rendimiento mínimo, 17 el óptimo y 25 un rendimiento sobresaliente.

Ya sabes cómo se calcula la productividad, hay que dividir las horas de trabajo entre la cantidad de productos que el empleado ha producido en un periodo determinado. Hay que tener en cuenta que la productividad sufre fluctuaciones. Cuestiones como el cansancio, el horario, el ambiente de trabajo o las propias instalaciones harán que esta fluctúe a lo largo del tiempo. Puede variar por razones personales o laborales.

Competencias transversales

Generalmente, afectan a los procesos. Hace referencia a las competencias genéricas relacionadas con las aptitudes, habilidades o la personalidad del empleado. La capacidad de tomar decisiones o el compromiso con la empresa son algunos ejemplos. También el liderazgo o la capacidad de trabajar en equipo jugarán un papel determinante en el éxito de la empresa. No podemos pasar por alto la responsabilidad individual, creatividad o capacidad de trabajar bajo presión.

Aquí también se puede incluir la formación. Sobre el papel, a más formación, mayor productividad. Por eso, cada vez son más las empresas que apuestan por formar a los trabajadores y aprovechar mejor sus capacidades. Conviene recalcar que la experiencia también es un grado, y en el día a día podemos adquirir capacidades que, entre otras cosas, permiten a los trabajadores desempeñar tareas de más responsabilidad.

Satisfacción del cliente

Está asociada a la calidad, un indicador tanto financiero como de satisfacción del cliente. El nivel de incidencias y unidades desechadas es muy fácil de medir. Cuando un trabajador comete un fallo y la unidad final es defectuosa, la empresa pierde dinero. Algo más complicado de medir es el novel de satisfacción del cliente, aunque las encuestas de satisfacción siempre son una buena herramienta. Los comentarios o quejas de usuarios sobre el producto o el empleado que los atendió también se pueden utilizar como indicadores de rendimiento laboral.

Finalmente, podemos utilizar los informes de rendimiento laboral que proporciona el software de rrhh de Sesame HR para medir el desempeño de cada trabajador. Igual que las encuestas de evaluación de desempeño, nos permiten analizar el rendimiento de cada empleado. No podemos desaprovechar estas herramientas de productividad, tampoco las reuniones one to one. Sesame HR nos permite hacer un seguimiento de los encuentros con los trabajadores, imprescindibles para analizar la situación junto al trabajador implicado y buscar soluciones para mejorar su desempeño.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.