Prepárate para la vuelta de vacaciones mejorando la comunicación interna de tu empresa

Características del chat interno en la empresa como herramienta de comunicación

La vuelta de las vacaciones es un buen momento para introducir herramientas de mejora en la comunicación interna de la empresa. Todo el mundo vuelve con las pilas cargadas tras el descanso, con nuevas energías y la motivación por aportar su granito de arena al crecimiento de la empresa.

Aunque no lo parezca, una buena comunicación interna implica hasta un 30% más de productividad, y eso es algo que nadie se puede permitir perder. Por no hablar de la mejora del clima laboral o de la imagen que se ofrece a los clientes.

Beneficios de la comunicación interna de la empresa

¿Y cómo puede llegar la comunicación interna de la empresa a mejorar tanto la productividad? Un buen ejemplo es la rapidez en la resolución de problemas. Resultará más fácil encontrar el origen del problema, los trabajadores tendrán los mecanismos necesarios para reportarlos y la respuesta será más rápida.

Además, la mejora en la relación entre trabajadores o con los jefes ofrece una mayor seguridad o confianza a los trabajadores a la hora de reportar problemas o consultar dudas. Si la comunicación interna es mala, la desconfianza lastra su productividad.

Esta mayor confianza también se traduce en tranquilidad ante los cambios, sean para bien o para mal. Ante cualquier situación novedosa que pueda afectarles, los trabajadores saben que podrán exponer sus dudas u opiniones sin problema. Cuando los trabajadores se sientes escuchados por la empresa, se refuerza la identificación con la empresa, ese sentimiento de pertenencia que aporta ese plus de motivación.

Cómo mejorar la comunicación interna de una empresa

Si en los meses previos a las vacaciones de verano la comunicación interna de la empresa se ha resentido después de todo el año trabajando juntos, ha llegado el momento de tomar cartas en el asunto y renovar la política corporativa de comunicación interna.

A continuación se presenta una serie de consejos o dinámicas que bien implantadas deberían ayudar a revertir la situación y mejorar los procesos de comunicación interna. Eso sí, las buenas intenciones no sirven de nada si no van acompañadas de un esfuerzo en su aplicación.

Más transparencia

Para que la comunicación interna corporativa sea fluida y efectiva, los trabajadores deben confiar en sus superiores, del mismo modo que los jefes deben confiar en la dirección. Para que sea así, la gestión debe ser completamente transparente.

Agilizar los procesos y ser claros a la hora de informar a quienes están en un rango inferior, facilitar que estos aporten o recordar la información de interés será clave para una comunicación más transparente. La información debe ser accesible, y los documentos internos para usar como referencia sirven para ello, en este sentido elaborar un plan de comunicación interna puede ser una buena idea.

Escuchar las propuestas de los trabajadores

¿Cómo mejorarías la comunicación interna de tu organización? ¿Y de tu equipo? Son algunas de las preguntas que pueden hacerse a los trabajadores en las encuestas de clima laboral. Revelan la opinión de los trabajadores, y si realmente son anónimas resultarán muy útiles.

Escuchar y atender sus demandas ayudará a mejorar los canales de comunicación, especialmente cuando una demanda se repite constantemente. Herramientas como Sesame facilitan la elaboración de cuestionarios, la recepción e la interpretación de los resultados de estas encuestas.

Crear un diálogo abierto

Cada vez surgen nuevas herramientas para facilitar el contacto empresa-trabajador. La vieja revista corporativa quizá haya pasado de moda, pero siempre se pueden utilizar herramientas como las newsletters corporativas para reforzar esta comunicación.

Mantener a la plantilla al día sobre los cambios en la empresa, canales de comunicación o los objetivos de futuro, además de difundir comunicados generales, son solo algunas de las cosas que pueden hacerse mediante una newsletter. Un grupo de Whatsapp de trabajadores o del equipo ayuda a canalizar información y dudas.

Un buzón de sugerencias y tablón de anuncios

Por mucho que las nueves tecnologías ayuden, no hay que perder de vista a los clásicos que siempre han funcionado. Por ejemplo, un buzón de sugerencias permite a los trabajadores dar a conocer sus opiniones o propuestas de forma anónima. Nunca está de más incluir estas sugerencias en las newsletters y explicar qué se hará para atenderla o por qué se descartan propuestas.

Por su parte, un tablón de anuncios puede servir para reforzar la comunicación. No será tan inmediato como los whatsapps o correos electrónicos, pero no hay que cerrar vías de comunicación.

Actividades de team building

Nunca es fácil volver al trabajo después de las vacaciones, y la celebración de eventos externos para fortalecer lazos tendrán un efecto positivo sobre la comunicación interna de la empresa. Hay un montón de posibilidades, tanto dentro de la oficina como fuera. Además, este tipo de eventos sirven también para presentar en público a los nuevos trabajadores que se incorporan tras el verano o reconocer los ascensos que ha habido, siempre en un ambiente distendido que facilita la cohesión del grupo y un ambiente favorable para reforzar la comunicación interna.

Ahora que ya sabes cómo mejorar la comunicación interna de una empresa, es el momento de aplicar este tipo de medidas aprovechando la vuelta a la rutina. Desde la dirección hay que dar ejemplo y poner en práctica la nueva estrategia de comunicación interna de la empresa. Romper con las jerarquías establecidas agilizará todavía más la comunicación, facilitando la toma de decisiones de la mano de un liderazgo más accesible.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.