Crecimiento empresarial. Estrategias y fases en una empresa

crecimiento empresarial

El crecimiento empresarial es un elemento esencial para la supervivencia a largo plazo de cualquier organización. Dicho crecimiento permite encontrar nuevos clientes, financiaciones y talentos importantes, además, también impulsa el rendimiento empresarial y las ganancias que podemos alcanzar. Pero, por otro lado, como suele suceder en cualquier aspecto de la vida, el crecimiento requiere de claves que te permitan ser lo más sostenible posible. Debes cuidar la salud financiera de tu empresa, tomar las mejores decisiones y avanzar bajo las razones correctas.

¿Qué es el crecimiento empresarial?

En teoría, el crecimiento empresarial se trata de los procesos que logran que una compañía mejore de manera continua e impulse a todos a alcanzar metas o hitos de éxito. Todo esto, planificándose con debida anterioridad. Todo esto suele generarse mediante una estrategia empresarial enfocada a optimizar los diversos campes de la empresa para alcanzar objetivos inmediatos.

Atracción de talento, reclutamiento y selección, plan de onboarding, desarrollo, retención, salida y employer branding. Para nadie es un secreto que cada vez está más presente en las organizaciones que para asegurar el rendimiento debemos cuidar cada una de las fases por las que pasa un profesional. A continuación, hablaremos a detalle sobre sus estrategias y fases.

Tipos de crecimiento empresarial

El desarrollo de cualquier empresa se mide a través de las ganancias y su participación en el mercado. Se necesitan estrategias con las cuales puedan enfrentarse la competencia y distintas situaciones financieras.

  • Crecimiento empresarial externo. Se trata de un modelo de crecimiento a largo plazo e indica adquisiciones y fusiones. Hace acto de presencia cuando las organizaciones han llegado a su límite de crecimiento empresarial orgánico. Por ende, requiere de un mercado nuevo, por mencionar un ejemplo, el desarrollo de un nuevo producto para incorporarlo en el inventario existente.

Este tipo de crecimiento se realiza a través de la búsqueda de financiación externa, con el objetivo de alcanzar la expansión. No obstante, se corre el riesgo de que la compañía pueda terminar en manos de otra empresa o de los accionistas. Sin embargo, este tipo de crecimiento específico va más rápido que el crecimiento orgánico que detallaremos a continuación.

  • Crecimiento empresarial orgánico. Es uno de los crecimientos más básicos y habituales dentro del mundo empresarial. Necesita de varias combinaciones de estrategias que alientan a construir una compañía mucho más grande. Un ejemplo de este modelo de desarrollo es añadir varios canales de distribución o comercializar un producto nuevo que incremente su vertical y se ofrezca a la base de cliente actual.

La obtención de resultados por medio de este crecimiento puede efectuarse a través de un incremento de financiación por parte de accionistas.

Fases de crecimiento de una empresa

  • Existencia. En esta etapa principal, el propietario de la empresa suele concentrar múltiples responsabilidades y tiende a sentirse abrumado por el trabajo. Su desafío primordial es conseguir clientes y entregar el servicio o producto prometido. En una época de incertidumbre e inestabilidad, durante la cual los emprendedores luchan por mantener la viabilidad del negocio. Por ende, es muy común que se produzcan crisis de liderazgo y que se intenten resolver los problemas de una manera creativa.
  • Supervivencia. Durante esta etapa, la organización todavía posee una estructura sencilla: pocos productos, pocos empleados y procos procesos. Sin embargo, aunque la gente ya compra con frecuencia, el desafío es lograr que las relaciones con los clientes sean mucho más rentables.
  • Éxito. En las etapas de crecimiento de una organización, el éxito se refiere al momento de equilibrio. Puedes aprovechar cada logro de tu negocio para desarrollar las operaciones o decidir mantener todo tal cual está. Poniendo la mirada en la rentabilidad y estabilidad. Cualquiera que selecciones, debes tener en cuenta que estas fases de crecimiento están marcadas por la transferencia de control. En otras palabras, para lograr avanzar, es necesario que aprendas a delegar responsabilidades.
  • Despegue. La empresa habitualmente se encuentra descentralizada y las operaciones se vuelven mucho más difíciles. El principal desafío es detectar cómo desarrollarse rápidamente y cómo se financia dicho crecimiento. Por tanto, la planificación estratégica se convierte en algo esencial para permitir que distintas áreas trabajen de manera coordinada hacia un mismo objetivo.
  • Madurez de recursos. Este es justo el nivel al que todos aspiran alcanzar en cualquier etapa de crecimiento empresarial. Es el momento en el que todo se encuentra en orden. En teoría, la gestión debe encontrarse descentralizada, los profesionales están capacitados y los sistemas funcionan de manera correcta y eficiente.

Beneficios para las organizaciones

El crecimiento exponencial de una empresa repercute directamente en la misma. A continuación, mencionaremos algunos aspectos positivos:

  • Construcción de marca.
  • Posicionamiento.
  • Proyección.
  • Logro de metas.
  • Beneficios económicos.

Actualmente, muchas empresas se encuentran en busca del crecimiento empresarial. Dentro de un tejido empresarial tan dinámico y pudiente como el que encontramos ahora, debemos mantenernos en constante expansión y aprendizaje. Sólo de esta manera lograremos alcanzar el éxito entre tanta competencia y situaciones difíciles que podamos enfrentar.

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.