Los mejores indicadores de productividad laboral

Métricas de evaluación de rendimiento laboral

A estas alturas ya sabrás que la mejora de la productividad empresarial no es lineal, sino que fluctúa a lo largo del tiempo. Pero esto no es excusa para no prestar atención al análisis de los indicadores de productividad laboral, una métrica que nos revela si el negocio funciona bien o no. Cuando todos ellos empeoran de forma sostenida, la empresa tiene un problema. Si mejoran continuamente, navegamos en la buena dirección. Pero… ¿Cuáles son los mejores indicadores de productividad laboral? Vamos a tratar de responder a una pregunta que se hacen muchos gestores empresariales.

Evolución de proyectos/ventas

Comenzamos con uno de los indicadores de productividad laboral más populares. El uso de uno u otro dependerá de la actividad de la empresa. En el caso del progreso de proyectos, permite saber si evolucionamos al ritmo esperado. El hecho de entregarlos dentro de plazo e ir cumpliendo con los objetivos o fases intermedios es indicador de una empresa productiva. En cambio, si se incumple lo acordado tenemos un problema de productividad. Es recomendable que todos los trabajadores estén informados del progreso de los mismos.

Respecto al crecimiento de ventas, la situación es similar. La mejor forma de analizar el rendimiento de un equipo de ventas es observar cómo evolucionan a lo largo del tiempo. Lo ideal es hacer un seguimiento individual de cada empleado según sus objetivos y territorios. Comparar vendedores de diferentes territorios no es una opción, pues hay múltiples factores que influyen en las ventas. Cada uno debe tener unos objetivos realistas, si los indicadores alertan de un problema habrá que cambiar el modus operandi para alcanzar esas metas.

Horas extra

Son uno de los mejores indicadores de productividad laboral. A veces pueden estar condicionadas por un pico de trabajo, lo que indica la necesidad de reforzar la plantilla. Pero en la mayoría de casos, la realización de horas extra está relacionada con una baja productividad. Si los trabajadores son incapaces de acabar sus tareas en el horario establecido, tenemos un claro indicador de que algo falla. ¿Es la productividad o la carga de trabajo? Este indicador nos servirá para distribuir mejor los recursos.

Rotación de trabajadores

En recursos humanos se utiliza mucho la tasa de rotación de empleados como indicador de la productividad de la plantilla. Cuando un trabajador deja su puesto, la productividad empresarial se ve negativamente afectada. Siempre hay un periodo, por pequeño que sea, en que esa vacante está sin cubrir, o el nuevo trabajador necesita un tiempo para llegar al nivel de su antecesor. Si la tasa de rotación es baja, la productividad será buena y viceversa.

Calcular la tasa de rotación es tan fácil como dividir el número de trabajadores que se van entre el total de empleados activos durante un periodo de tiempo. Cuando este indicador es bajo, significa que la plantilla está motivada y feliz en su puesto de trabajo. Lógicamente, se reducen los costes de reclutamiento y captación. El hecho de tener una elevada rotación laboral obligará a RRHH a estar preparado para captar talento constantemente y a la dirección a buscar una solución al problema.

Relacionada con la rotación de trabajadores está el tiempo medio en ocupar una vacante. Como decíamos, el periodo que pasa sin cubrir una salida, o incluso una baja laboral, es tiempo que la empresa está perdiendo. A veces es difícil encontrar un trabajador que encaje con lo que buscamos, lo que inevitablemente alargará el proceso. Realizar este cálculo es tan simple como contar los días que pasan desde que se produce la vacante hasta que se cubra.

Calidad y satisfacción del cliente

Estos dos indicadores de productividad laboral están relacionados con el resultado final de nuestro producto o servicio. Los indicadores del control de calidad ofrecen una información de lo más interesante, que deberíamos compartir con los trabajadores. Cuando hay una importante cantidad de unidades que no superan dicho control, tenemos un problema. Las reuniones de seguimiento one to one son el escenario ideal para tratar este tema. Ofrecen privacidad, y gracias al software de rrhh de Sesame HR podemos hacer un seguimiento de las mismas.

Igual de importante es superar los controles de calidad internos como lograr la satisfacción del cliente. ¿Qué opinión tienen de la atención recibida? Podemos recabar la información a través de encuestas, sin olvidar las quejas recibidas, devoluciones de producto, etc. Ten en cuenta que el nivel de satisfacción del usuario va más allá de la productividad empresarial. Nos permite conocer la eficiencia de nuestros productos o servicios y su aceptación en el mercado. Así, podemos saber dónde está la empresa respecto a sus competidores.

Utilizar los indicadores de productividad laboral para mejorar el rendimiento

No basta con recopilar información en base a estos indicadores de productividad laboral, tenemos que analizarlos. Contextualizar la información obtenida es primordial para el análisis de la productividad empresarial. Nos podemos encontrar con factores externos que afectan el rendimiento de la plantilla, desde una crisis de proveedores que reduce la capacidad operativa a un pico de trabajo que obliga a hacer horas extra. Si no tenemos el contexto adecuado, el análisis de datos no será preciso.

Para una mayor exactitud hay que rastrear los indicadores a largo plazo. No podemos analizar un par de días sueltos o una semana, el rastreo debe prolongarse meses. Solo así obtendremos una radiografía de lo más completa de la situación. En un trimestre la empresa vivirá más situaciones que en una semana. Por último, debes tener en cuenta la satisfacción de los empleados para mejorar su employee engagement. Es uno de los indicadores de productividad laboral más desatendidos, pero con una plantilla satisfecha es más fácil alcanzar la máxima productividad empresarial. No tengas miedo y aprovecha soluciones como Sesame HR para tus encuestas de satisfacción.

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.