Cultura empresarial y el employer branding: por qué trabajarlas en conjunto

Cultura empresarial y el employer branding

Si perteneces al mundo de los recursos humanos y el reclutamiento de personal, seguramente habrás escuchado los términos cultura empresarial y el employer branding. Éste último fue un concepto que nació en Estados Unidos alrededor de los años 60 pero no fue sino hasta la década de los 80 que se popularizó en España. Hasta hace poco, relativamente, era usado exclusivamente en empresas de gran envergadura.

Sin embargo, parece que ésta segunda década de los 2000 que estamos viviendo, nuestros oídos ya están acostumbrándose a este anglicismo. Ahora la pregunta sería ¿conocemos lo que significa este término y por qué deberíamos trabajarlo junto a la cultura empresarial? Sigue leyendo y conoce su significado.

¿Qué es el employer branding?

El employer branding es una estrategia para construir y mantener positiva la imagen de la empresa. La diferencia, es que el objetivo final se centra en los empleados y no en los clientes, como suele suceder.

Existen diversas iniciativas que son relevantes para el employer branding, pero realmente la clave está en pensar cómo es posible aumentar el nivel de satisfacción de los empleados en la empresa.

No se puede poner en duda la importancia que posee el hecho de tener un área de recursos humanos que tenga la visión más estratégica de sus actividades, pero para que un proyecto en esta área sea exitoso requiere de la participación de todos los sectores de la empresa.

Se debe tener en cuenta que los resultados no aparecerán rápidamente. El employer branding es un proyecto a largo plazo y, para que su implementación sea todo un éxito, debe comprender y definir los valores que sustentan al negocio.

Importancia del Employer Branding para las empresas

El objetivo principal de toda estrategia que desarrolla el employer branding es conseguir una imagen idónea entre las personas que trabajan o pueden trabajar en ella. Esto incluye desde las posibilidades de progreso hasta las expectativas económicas y desde el prestigio de la empresa hasta las condiciones laborales que ésta maneje.

El bienestar personal de cada empleado no solo es positivo para él mismo, sino que también le ayuda a conseguir una mayor productividad y esto es beneficioso para la empresa. Además de esto, si la compañía consigue labrarse la imagen de lugar ideal para desarrollarse profesionalmente, los empleados actuales y las contrataciones futuras se sentirán copartícipes del destino de la empresa.

¿Qué es la Cultura Empresarial?

La cultura empresarial es, en concreto, el conjunto de:

  • Normas.
  • Suposiciones.
  • Creencias.
  • Sentir.
  • Pensar.

Todo esto, haciendo referencia a lo que comparten de manera diaria todos los miembros de una empresa.

El ‘truco’ que posee este concepto es que no se ajusta ni se limita a lo que la empresa ponga en sus documentos de estrategia, en sus memorias o sitio web. La cultura responde a los comportamientos y hábitos que todas las personas que conforman la empresa adquieren día a día.

Como evidenciamos, dentro de la cultura empresarial entra también la imagen de la empresa, el estilo de dirección el trato que se acostumbra con los proveedores y la atención al cliente. En pocas palabras, la cultura empresarial es la manera en la que una empresa se comporta en su rutina diaria.

Importancia de la cultura empresarial

La cultura empresarial mantiene una alta importancia debido a que refleja las creencias inconscientes del grupo de trabajo, las cuales se manifiestan por medio de lo que sienten y piensan los trabajadores. Esto les permite orientar sus decisiones, definir el destino y las acciones de la propia organización y gracias a esto, fidelizar más a sus clientes teniendo alcanzando una mayor sostenibilidad en el tiempo de estos valores con los que se logran identificar.

Una empresa que no esté enfocada en el servicio al cliente, probablemente no alcanzará subsistir a lo largo del tiempo. Por esa razón es tan vital implementar una cultura cliente-céntrica debido a que la atención al cliente es un factor crítico para obtener ventas dentro del mercado actual.

Cultura empresarial y el employer branding

Como ya lo pudiste haber notado, la cultura empresarial y el employer branding son dos puntos distintos, pero que van de la mano al momento de traer bienestar y diversos beneficios en la empresa. En concreto, son dos puntos a los cuales se les debe cuidar y mantener en positivo.

Recordemos que, ambos llegan en un punto central que se enfoca en el desarrollo de los empleados dentro de la empresa. Esto podría terminar en una buena manera de alcanzar un engagement laboral más adecuado.

Debido a que una empresa pueda crear un lazo o conexión emocional con sus empleados, la tasa de retención de talentos puede incrementar y repercutir positivamente en la productividad de la organización.

En resumidas cuentas, la cultura empresarial y el employer branding son vitales para el eficaz funcionamiento de cualquier organización. Deben trabajarse en conjunto debido a que ambas

atraen una mejor empatía y relación con el personal de cualquier organización siendo todo esto beneficioso tanto para el personal en cuestión, como para los ejecutivos de dicha organización.

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.