El plan de onboarding como elemento esencial en la gestión de personal

Qué debe tener una herramienta para nuevas incorporaciones de empleados

¿Cómo le das la bienvenida a los nuevos empleados? Las primeras impresiones siempre son muy importantes, y la llegada de caras nuevas a la plantilla de la empresa no es ninguna excepción. Por eso, contar con un plan de onboarding que guíe los primeros días de las nuevas incorporaciones a los equipos de trabajo se antoja la mejor forma de ofrecerles esa cálida bienvenida que merecen para facilitar una integración lo más rápida y eficiente posible a su nuevo puesto de trabajo.

Para esta tarea existen programas especializados en realizar el proceso de onboarding de un empleado que te pueden facilitar el trabajo.

El plan de onboarding: las cuatro C

El onboarding no deja de ser el proceso que permitirá a los nuevos trabajadores adquirir todos los conocimientos, habilidades y comportamientos relacionados con su nuevo puesto. Una vez finalizado el proceso, se habrán convertido en miembros efectivos de la empresa. Por esa misma razón, los objetivos y elementos del plan de bienvenida cambian de una empresa a otra. Lo que no cambia son los cuatro pilares del plan de onboarding, las cuatro C del plan de bienvenida:

  • Cumplimiento: presentación de las reglas y políticas básicas de la empresa, las reglas que los nuevos trabajadores deberán cumplir.
  • Claridad: hay que asegurarse de que el nuevo trabajador conoce sus responsabilidades en el seno de la organización y sabe cómo cumplir con su rol en la compañía.
  • Cultura: se le ofrecen las normas tanto formales como informales de la empresa.
  • Conexión: permite a los recién llegados establecer relaciones con sus compañeros de trabajo, ser parte de un equipo.

Muchas empresas ofrecen un periodo de prueba de solo un mes, cuando en realidad el proceso de onboarding debería durar al menos 90 días. Tres meses en que los nuevos trabajadores adquieren las habilidades necesarias para hacer frente a sus obligaciones laborales, se integran en el grupo y los equipos de trabajo y se ponen a la altura de sus compañeros. Además, se sienten más valorados gracias a este acompañamiento de la empresa en estas primeras semanas.

El plan de onboarding para retener talento

Una de las razones para utilizar un plan de bienvenida para nuevos trabajadores es la retención del talento. Cada vez es más habitual que los trabajadores permanezcan poco tiempo en un puesto, ya sea porque les ofrecen contratos cortos o por voluntad propia. Si no sienten que la empresa los valora y realmente apuesta por ellos, es fácil que tarde o temprano acaben renunciando a su puesto de trabajo en busca de uno mejor.

De nada sirve apostar por atraer el talento a la empresa si luego no se puede retener. El hecho de contar con un plan de onboarding es una muestra más de que la organización confía en el nuevo trabajador, ayuda a reforzar la imagen de marca y fidelizar a los nuevos trabajadores. Cuando no hay plan de bienvenida, o si este no es el adecuado, la fidelidad se resentirá y no sería extraño que el talento acaba marchándose.

Elementos del plan de bienvenida

El proceso de onboarding no es algo que se pueda improvisar, sino que es imprescindible contar con un programa de acogida de nuevos trabajadores en el que se incluyan los diferentes aspectos a tener en cuenta a lo largo del proceso. Realmente, es algo que comienza antes de la llegada del trabajador, de ahí que sea importante contar con la ayuda de herramientas como Sesame HR para el onboarding de empleados, que servirán de guía desde el inicio del proceso hasta finalizar con éxito el plan de onboarding.

Los días previos a la incorporación

Es lo que se conoce como pre-onboarding, y podemos acotarlo al lapso de tiempo entre que se comunica al trabajador que ha sido seleccionado y la fecha de incorporación a su empleo. Por una parte, se le puede hacer llegar una guía de bienvenida con los horarios, normas, cultura corporativa, etc. o incluso con los proyectos para que se vaya familiarizando con ellos. Por otra parte, hay que completar el papeleo, comenzando por la firma del contrato y alta a la Seguridad Social.

Sesión de bienvenida

El primer día de trabajo siempre es especial. Cada empresa lo hace de diferente modo, pero es imprescindible presentarle a sus compañeros de trabajo, en especial al que será su cicerone en los primeros días, hacer un recorrido por las instalaciones corporativas y resolver las dudas que pueda tener, por ejemplo con el control horario. También hay que darle las claves de acceso y material de empresa, ya sea ordenador, teléfono o el coche de empresa).

El plan de onboarding en los primeros días

El seguimiento del mentor asignado, la formación o las reuniones periódicas para resolver dudas servirán para comprobar que el proceso de acogida es un éxito. El plan de onboarding finaliza con la independencia del trabajador. Una vez preparado, es el momento de que vuele solo y empiece a poner en práctica todo lo que ha aprendido en este proceso de bienvenida. A partir de lo que haya demostrado en este periodo se podrán establecer los objetivos de rendimiento.

De este modo, el plan de onboarding se convierte en una pieza clave para establecer el mejor proceso de incorporación en la acogida de nuevos empleados, a la vez que permite a la empresa hacerse una idea de lo que puede exigirle. También permite saber si cumplirá con las expectativas que recursos humanos había depositado cuando optó por su contratación o si por el contrario no alcanzará los objetivos y previsiones que había sobre su desempeño.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.