La inversión en Employee Experience

satisfacción del empleado

Una de las preguntas más habituales antes de apostar por el employee experience está relacionada con su rentabilidad. ¿Merece la pena invertir en la experiencia del empleado? Esta cuestión solo se puede responder con un rotundo sí. El employee experience es beneficioso para la empresa en muchos sentidos. Por una parte, tenemos la rentabilidad para la propia organización; por otra parte, los clientes también aprovecharán una buena experiencia del empleado. Del mismo modo que la empresa apuesta por la experiencia del cliente, debe hacerlo por la del empleado.

Employee experience: rentabilidad para la empresa

Para entender las ventajas de la experiencia del empleado, basta con fijarnos en los objetivos de esta política. Rápidamente entenderemos que puede tener consecuencias de lo más provechosas para la organización que la trabaja. Los objetivos son algo que debes definir antes de implantar el employee experience en la organización, y pueden ser similares a los siguientes:

  • Agilizar y simplificar los recursos humanos, para hacerlos más receptivos y enfocarlos a las personas.
  • Escuchar al empleado y atender a sus solicitudes o necesidades. Anticiparse a ellas siempre es un plus.
  • Mejorar la satisfacción y el engagement de los empleados. Reforzará el compromiso con la empresa, su continuidad y la alineación con la cultura empresarial.
  • Reforzar la imagen de marca, lo que permitirá atraer talento y reducir los costes de captación.

El employee experience produce un efecto dominó en lo referente a los beneficios. Algunos como la mejora del ambiente de trabajo permiten fidelizar a los trabajadores, lo que reduce la tasa de rotación. A su vez, repercutirá en un mejor servicio para los clientes o en una mayor productividad.

Fidelizar a los trabajadores

Uno de los grandes hándicaps que afronta recursos humanos es la alta rotación de trabajadores. Ofrecer una buena experiencia del empleado ayuda a retener el talento, ya que los empleados están satisfechos y comprometidos con el trabajo. No solo se reducen las dimisiones, también baja el absentismo laboral. Cuestiones como ofrecer un plan de carrera -y cumplirlo- o formar a los empleados para mantenerlos actualizados es el primer paso para evitar las fugas de talento.

Mejora del clima laboral

Cuando un empleado tiene todas las herramientas y recursos necesarios para hacer su trabajo, el ambiente será bueno. El hecho de apostar por el employee experience permite prevenir problemas o, en su defecto, minimizar sus efectos. En cambio, si la empresa no ofrece los recursos adecuados y la experiencia es negativa, el trabajador buscará una alternativa donde sus expectativas se vean satisfechas. Lo mismo pasa cuando las relaciones entre trabajadores no son buenas o cuando el liderazgo no es el adecuado.

Mejora la productividad

La automotivación de los trabajadores hace que sean más productivos. Se estima que cuando un empleado es feliz, su productividad sube hasta un 43%. Además, es un 86% más creativo e innovador. Además, los efectos del employee experience se prolongan en el tiempo. Podemos introducir diferentes medidas o estrategias en la empresa, pero sus efectos pueden ser puntuales. Sin embargo, una experiencia positiva será algo duradero. Lo que hoy es una pequeña inversión para la organización, será muy rentable a largo plazo. Eso sí, no tardarás nada en amortizarla.

Employer Branding: mejora la imagen de marca

Otra de las razones para apostar por el employee experience es que refuerza la imagen de marca. Nuestra plantilla es el mejor embajador que podemos tener, y si su experiencia es positiva hablarán bien de la organización. Esto repercutirá en la imagen exterior que proyectamos, y será un foco más para atraer talento. Proyectar una buena imagen, donde los trabajadores están contentos, también es una publicidad positiva para atraer clientes.

Experiencia del empleado: rentabilidad para el cliente

En mayor o menor grado, el employee experience repercute en las relaciones de los trabajadores con los clientes. También con los proveedores y otros actores externos a la empresa pero que son fundamentales para su funcionamiento. Ofrecerán una atención más completa, lo que contribuirá a reforzar la imagen de la marca y fidelizar a los clientes. El hecho de reducir la tasa de rotación ayuda a que desarrollen relaciones interpersonales con los clientes. Cuando las caras que los atienden constantemente cambian, su fidelidad a la marca es menor.

Un employee experience positivo que permita una mayor productividad permitirá completar todos los proyectos con éxito y dentro de plazo. Si no ofrecemos los recursos a los trabajadores, si estos presentan un elevado índice de absentismo o la rotación de trabajadores es alta, tendremos serias dificultades para ello. Ya hemos mencionado anteriormente que un trabajador que disfruta de una buena experiencia nos recomendará. Los potenciales clientes saben de qué pie cojea cada empresa, y es más fácil que acudan allí donde los trabajadores son felices porque serán mejor atendidos.

Como ves, invertir en employee experience siempre es rentable y esto se puede conseguir con un software de recursos humanos como SESAME HR. Eso sí, hay que pensar a medio y largo plazo. De nada sirve trabajarla durante dos semanas para volver rápidamente a las prácticas anteriores. Si de verdad quieres que sea rentable, la apuesta por ella debe ser decidida. Seguir los resultados y retocar las medidas que no ofrezcan los resultados esperados nos servirá para sacar todavía más partido a nuestra inversión en employee experience. Cada vez son más las empresas que han entendido la importancia de cuidar la experiencia del empleado. Al fin y al cabo, son el gran valor de cualquier empresa.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.