Etapas de los procesos de selección de personal

Fases que componen un proceso de contratación de empleados

Los procesos de selección de personal son un recorrido largo, que se puede dividir en diferentes etapas. Desde que se detecta la necesidad de cubrir una vacante hasta que se incorpora el nuevo trabajador a la plantilla pueden pasar varias semanas, y a la hora de gestionar los procesos de selección de personal tan importante es conocer las diferentes etapas como actuar correctamente en cada una de ellas para que el proceso sea un éxito y el nuevo trabajador cumpla con las expectativas creadas en su contratación.

Identificación de las necesidades

La primera etapa de cualquier proceso de selección de personal pasar por detectar las necesidades de personal de la empresa. Sirve para saber qué puestos hay que reforzar y, sobre todo, qué perfil es el indicado para hacer frente a esas carencias que tiene la compañía. También es interesante mirar hacia dentro y ver si se pueden cubrir las necesidades a partir de la promoción interna. La necesidad de nuevos trabajadores puede ser permanente, puntual, temporal o para anticiparse al futuro. En esta etapa hay que decidir cuánto tiempo estará abierto el plazo para recibir currículums.

Descripción del puesto de trabajo

Una vez se tienen claras las necesidades de la compañía llega el momento de describir el empleo que se oferta. Esta descripción es la que aparecerá en la oferta de empleo, el punto de partida a la hora de cribar currículums entre las candidaturas que lleguen. Por eso, es imprescindible ser lo más concisos posible. Deben aparecer las tareas que se harán y habilidades necesarias, además de la formación y experiencia mínimas -y la deseada-, si se trabaja bajo presión, etc. También se deben incluir las condiciones retributivas.

Publicar la oferta de empleo

Con el retrato robot del candidato ideal hecho, se pasa a publicar las vacantes. Es importante hacerlo en el lugar adecuado para llegar a los candidatos que cumplen con el perfil buscado. Acudir a portales de empleo especializados, medios del sector o incluso agencias de empleo ayuda a ganar visibilidad, pero también hay que publicarlas en la web y redes sociales corporativas. Otra opción muy interesante para llegar al nicho de candidatos que se busca es el boca a boca que puedan iniciar tus empleados.

Recepción y cribado de candidaturas: herramientas de selección de personal

A medida que llegan currículums, se puede hacer una primera criba entre aquellos que a priori cumplen con lo que se busca y aquellos que se descartan de inicio al no cumplir con los requisitos especificados en la oferta. A la hora de gestionar currículums es interesantes contar con un software ats. Pero… ¿Para qué sirve un software de reclutamiento? Estas herramientas ayudan a gestionar los procesos de selección de personal de forma eficiente, evitando que se traspapelen currículums, de forma coordinada con el resto del equipo.

La preselección sirve para reducir el número de aspirantes a una cifra que se pueda manejar. Es la etapa del proceso de selección de personal donde el equipo de Recursos Humanos demostrará su valor, pues a partir de un frío currículum debe determinar si el aspirante cumple o no con lo que se está buscando. La hoja de selección de personal se puede completar a través de herramientas como Sesame, en las que puedes realizar el proceso de todo el seguimiento y añadir información sobre cada candidato.

Pruebas y entrevistas

La mejor forma de comprobar si un trabajador cumple o no con los requisitos necesarios es someterlo a una prueba real. Más allá del periodo de prueba al iniciar la relación laboral, dentro del proceso de selección pueden incluirse pruebas para que los candidatos demuestren su capacidad en un entorno similar al que encontrarán si son seleccionados. En cierto modo, es como las pruebas de las oposiciones. Pueden ser test o pruebas técnicas que hacen varios candidatos a la vez. Así, se reduce el número de entrevistas que se harán.

Precisamente la entrevista es la fase clave del proceso de selección de personal. El reclutador debe estar atento tanto a las respuestas como al lenguaje corporal del entrevistado. Es el momento para interrogar al aspirante sobre su trayectoria académica y profesional, las situaciones laborales a las que se ha enfrentado o sus expectativas laborales para comprobar si se ajustan a lo que le ofrece la empresa. El uso de preguntas de tensión o inesperadas permite evaluar su comportamiento ante ciertas situaciones.

Valoración de los candidatos

Tras completar la ronda de entrevistas, llega el momento de analizar la hoja de selección de personal de cada candidato. El equipo de Recursos Humanos pondrá en común las conclusiones a las que ha llegado, y de nuevo las herramientas de selección de personal como Sesame ayudan a simplificar el trabajo. A lo largo del proceso se han ido incorporando informaciones o anotaciones sobre cada candidato, y a partir de ellos, de su currículum y de la entrevista se elige al candidato que mejor se adapta a la necesidad detectada en la primera etapa.

Finalmente solo queda contratar al trabajador seleccionado, el punto final de los procesos de selección de personal. Seguro que entre las candidaturas descartadas hay aspirantes que pueden resultar de interés para la empresa, así que para no perderles la pista se puede crear una base de datos con el histórico de candidatos para acceder a este banco de talento cuando surjan nuevas necesidades en el futuro.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.