Cómo hacer un plan de reclutamiento y selección de personal

Elaborar una estrategia de contratación de empleados

Contratar el talento adecuado es imprescindible para el éxito de la empresa. Adecuado en cuanto a la formación y experiencia, pero también en lo referente al número de trabajadores. Recursos Humanos es el departamento encargado de diseñar e implantar las políticas de reclutamiento de la empresa para atraer y retener talento. Vamos a ver cómo hacer un plan de reclutamiento y selección de personal, una guía de reclutamiento y selección de personal para que tu empresa pueda contar con el capital humano necesario. Recuerda que para esta tarea, disponer de una herramienta de selección de personal podría ahorrante mucho tiempo de gestión.

Cómo reclutar personal para una empresa: el plan estratégico

Cualquier empresa debería saber para que sirve un plan estratégico de reclutamiento y contar con uno donde aparezcan las líneas maestras a seguir en la selección y gestión de los recursos humanos disponibles. Con este plan estratégico se busca anticiparse a las futuras necesidades que puedan surgir, para tener un posible plan B preparado. Se basa en tres aspectos:

  • Plan de sucesiones entre la plantilla actual, la promoción interna.
  • Anticipación de la carga de trabajo para conocer las futuras necesidades de personal.
  • Planes específicos de reclutamiento para responder a imprevistos como la marcha de trabajadores o picos de carga laboral que exijan nuevas contrataciones.

Si se tienen en cuenta estos aspectos, se podrá diseñar un plan estratégico de selección de personal eficiente. Sin una buena planificación aparecen necesidades que se podían haber previsto y que se solucionan a base de improvisación. Las prisas nunca son buenas consejeras, y menos a la hora de contratar a alguien. Un proceso urgente supone descartar numerosas candidaturas entre las que podría haber el talento que la empresa busc a -y necesita- a largo plazo.

Podría decirse que este plan estratégico de reclutamiento es directivo, mientras que los planes de selección son la parte operativa del proceso. En ellos se lleva a la realidad lo establecido en el plan estratégico, son las acciones que llevarán a la empresa a seleccionar y reclutar los candidatos con más talento.

Cómo elaborar un plan de reclutamiento: las necesidades de la empresa

El proceso de selección de personal comienza detectando qué necesidades hay que cubrir. Por una parte, conviene determinar si se trata de una necesidad estructural, por ejemplo fruto del aumento de carga de trabajo, o de algo inesperado, fruto de la marcha de un trabajador. De este modo, se podrá determinar si la necesidad es real o no, cuánto durará el contrato que se ofrece o el presupuesto. En otras palabras, qué tipo de contrato y sueldo se va a ofrecer.

También es importante definir el puesto o cargo y las competencias a partir de las necesidades de la empresa, así como las condiciones que vas a ofrecer: por ejemplo, si buscas teletrabajadores, tendrás que tenerlo en cuenta a la hora de crear el proceso de selección en remoto. Puede ser una buena oportunidad para reestructurar la forma de trabajar u organizarse de la compañía. Antes de continuar avanzando en el proceso de reclutamiento, conviene preguntarse por el talento interno. Muchas veces se recurre a la contratación externa cuando no es realmente necesario.

Si la empresa ya cuenta con un perfil que pueda ocupar ese puesto, quizá sea el momento de apostar por la promoción interna. No hay nada más frustrante para los trabajadores que ver como llegan nuevos compañeros a la empresa cuando consideran que están preparados para dar ese salto. Mirar hacia dentro es una forma de motivar a la plantilla, retener talento… y reducir costes en la formación de los nuevos.

Definir las fuentes de reclutamiento

Llegar al candidato ideal no siempre es fácil, especialmente para unas pymes que no tienen el mismo altavoz mediático que las grandes empresas. Los portales y medios especializados del sector son el mejor canal para llegar al nicho de candidatos adecuado. Otras opciones son los portales de reclutamiento habituales, ETTs, la propia página web de la empresa o el boca a boca y la publicidad de las vacantes que puedan hacer los propios empleados de la empresa. También debes tener claro cuánto tiempo estará abierta la admisión de candidaturas.

La gestión de currículums

Mientras se acepten candidaturas, llegará un gran número de currículums. No basta con saber cómo elaborar un plan de reclutamiento, también hay que saber gestionar las candidaturas y aquí es imprescindible contar con un software de hiring que permita crear bases de datos propias en base a los currículums que lleguen. Con una herramienta de este tipo, todo el equipo de Recursos Humanos podrá acceder a los diferentes perfiles. Se puede evaluar la idoneidad de cada candidato y decidir rápidamente cuál pasa a la siguiente fase y cuál se descarta.

Con un software como Sesame resultará más fácil hacer el seguimiento del proceso, y se pueden guardar los perfiles que han gustado, aunque no se hayan seleccionado, de cara a futuras necesidades. Si la empresa tiene una cartera de talento podrá acceder a estas candidaturas para cubrir vacantes sin tener que reiniciar el proceso y tener que esperar la llegada de currículums.

¿Quién toma la decisión final?

Llegados a este punto, solo queda un punto por resolver: quién elije al candidato seleccionado para la vacante a cubrir. Debe ser una decisión objetiva, de ahí la importancia de haber definido bien el puesto a cubrir y las necesidades. Puede hacerlo Recursos Humanos, el CEO de la empresa o el responsable del departamento al que se incorporará, puede ser una decisión común, pero la clave está en que el responsable de la decisión tenga claro cómo puede ayudar el candidato a la empresa. Ese es el verdadero objetivo del plan de reclutamiento.

¿Quieres conocer SesameHR?

Regístrate en menos de 5 minutos y descubre cómo puedes digitalizar la gestión de empleados con SesameHR y optimizar tu día a día.